Es el resultado definitivo del proceso de diseño y esta constituido por los planos definitivos, vistas tridimensionales, memorias descriptivas y presupuestos que permitirán la ejecución de la instalación de la nueva oficina.

Es fundamental contar con un contrato de la obra, en el cual se explique detalladamente el plano, dimensiones y ubicación de las estructuras y el mobiliario, así como el tipo de material a usar y los colores escogidos. Esta es la única manera de asegurarse de tener un control total sobre los resultados en su oficina.