Cuando tenga que elegir una silla de oficina lo primero que tiene que pensar es para qué la quiere. Es diferente comprar una silla para el escritorio en su propia casa, donde usted no trabaja habitualmente, a que si usted es un autónomo y la mayor parte del día estará sentado en su silla frente al ordenador de su despacho. Tampoco es lo mismo si busca una silla para personas que trabajan en su empresa y que tal vez no las traten con tanto cuidado como lo haría usted mismo, o que las sillas estén destinadas a un call center donde las pobres no tienen reposo y cambian de mano con cada turno.

 En función del tiempo y la intensidad con que se usará, requiere comprar una silla de oficina distinta. Si su hija necesita una silla para su estudio puede ser suficiente una silla de oficina Ikea, muy económica, una silla juvenil, quizá hasta la encuentre de menores dimensiones para que sea más cómoda y ocupe menos espacio. Si usted compra la silla para su hogar, y como el primer ejemplo que expuse, no trabaja en casa y solo la usara para ver la correspondencia, los deberes de los chicos y alguna cosa más, pasando algunas horas al día sentado en ella, pues también resulta buena una silla de una tienda de grandes superficies.

Las cosas cambian si lo que usted busca es una silla para pasar 8 horas trabajando o la necesita para su empresa donde la utilizarán una o varias personas. En esos casos es conveniente recurrir a empresas que se especialicen en mobiliario de oficina pues le ofrecerán sillas destinadas a uso intensivo.

En general una silla de oficina para uso intensivo utiliza asiento de goma espuma más densa y algo más dura, respaldos con apoyos lumbares más firmes o regulables; en lugar de simples ejes para girar el asiento cuentan con mecanismos sincro que permiten modificar la posición del asiento y del respaldo de una forma armónica y que cuida en mayor grado la salud del usuario y en general son más robustas.

Ahora, cuando vaya a seleccionar una silla ergonómica convendría en primer lugar estimar el tiempo de uso que le dará, el número horas al día o si la usará más de una persona y de ahí podrá juzgar si la compra en Amazon, una tienda generalista de mobiliario o a una especializada en muebles de oficina. No compiten unas con otras ya que las sillas que podríamos llamar "para el hogar" siempre son más económicas y cumplen una función aceptable en su ámbito, mientras que las de uso profesional garantizan mayor durabilidad y cuidan mejor la salud del usuario que pasa mucho tiempo sentado.

Otro factor no menos importante es el tamaño de la silla y el del usuario. Quien les escribe es más bien bajo; con 1,68 no todas las sillas que hay en el mercado me son adecuadas. Y si midiera 1,98 tampoco lo serían.

En el mercado existen infinidad de modelos de sillas de oficina que están diseñadas para ser utilizadas por usuarios de un amplio rango de estaturas y que en general, poco más o menos, se adaptan a casi todos; pero si usted entiende que es algo más bajo o más alto -o pesado- que el promedio, verifique de alguna forma si el modelo de silla que le gusta le va bien y será una buena inversión.

Esta es una imagen que tomamos de una página de ergonomía en la que puede ver cómo debe ajustarle la silla y qué posición debe adoptar su cuerpo para que su salud no sufra.

Postura correcta de trabajo en silla de oficina

Existen accesorios que puede solicitar le sean colocados a su silla ergonómica: posabrazos, reposacabeza, sistemas sicrodesplazadores que permiten que el asiento se deslice hacia atrás y hacia adelante o ruedas de goma para que la silla se mueva mejor sobre el suelo. Encontrará cantidades de variantes para tener una silla de oficina muy cómoda. 

Es bueno saber que no hay razón para que una buena silla ergonómica no sea una silla de oficina de buen precio pero si usted ve que le ofrecen una silla de oficina muy barata, tal vez sea bueno que indague un poco más qué le están vendiendo.

Hay un factor que tal vez suene un poco vano pero para algunas organizaciones es muy importante. La silla es una suerte de identificador. En muchas empresas la silla es un indicador del estatus, la experiencia o la autoridad de su usuario; se usa mucho el reposacabeza o el tapizado en piel natural en sillones de dirección para dejar clara su posición. Por otro lado hay organizaciones muy horizontales que prefieren "uniformar las oficinas" con un solo modelo de silla que usan desde el becario hasta el director general. Usted decide.

Por último lo que puedo recomendar es que pida consejo de alguien que conozca bien los productos en una o varias empresas. Es bueno tener varios puntos de vista y tomar en cuenta diversos factores antes de hacer la inversión.

Para terminar me toca poner a su disposición los enlaces donde podrá ver varios modelos de sillas ergonómicas que le pueden resultar interesantes. Sillas ergonómicas

.